PIE DE FOTO DE PORTADA

COMENTARIOS SUJETOS A MODERACIÓN. NO VOY A PUBLICAR NINGÚN DATO PERSONAL DE NADIE Y MENOS DE MENORES. TODAS LAS IMÁGENES HAN SIDO COGIDAS LIBREMENTE DE INTERNET. MÁS INFORMACIÓN SOBRE POLÍTICA DE ESTE BLOG EN ACERCA DEL BLOG. AUTOR DE ESTE DIBUJO THEO BLAZE.

BUSCAR EN EL BLOG

SELECTOR DE IDIOMA

ETIQUETAS - ÉTIQUETTES - ETICHETTE - LABELS.

(ES) - LAS ETIQUETAS AL FINAL DE LA PÁGINA. (FR) - LES ÉTIQUETTES À LA FIN DE LA PAGE.(I) -- ETICHETTE ALLA FINE DELLA PAGINA.(GB) - THE LABELS AT THE END OF THE PAGE.
(D) -- LABELS AM ENDE DER SEITE.

ACCESO DIRECTO CTRL+FIN

jueves, 15 de julio de 2021

RELATOS - JAVIER MEDINA - MI PRIMERA VEZ

 

Hey colegas! Os voy a dejar con este relato que me ha enviado Javier Medina desde Venezuela, a mi me ha puesto cachondo. Si alguno de vosotros se encuentra inspirado y quire enviarme alguna historia caliente, no hay problema en publicarla. Un abrazo chicos.

Hola a todos, este es un reloato de un amiguito, él me lo conto y me dijo que lo publicara aquí.

Por lo tanto lo voy a contar en primera persona ok.

Cuando yo tenía 18 años  ya mi cuerpo estaba transformándome y una de las características más llamativa de mi cuerpo fue mi trasero, mis nalgas fueron unas de las primeras en sobresalir, mis nalgas redonditas, duritas y bien paradas, yo solía practicar todos los deportes en el liceo donde estudiaba, mis compañeros me jodía pero de pura jodedera pues nunca tuve nada con ninguno de mis compañeros salvo recostaditas que me daban cuando jugábamos futbol o basquetbol, nunca paso a mayores y eso que yo sentía muy bien sus paquetes abultados, sin embargo mis hormonas como normalmente a esa edad estaban en su máxima ebullición y en ocasiones me masturbaba pensando en esos bultos pero en mi imaginación no eran mis compañero sino Hombres adultos, de edad mucha más avanzada que yo, yo me masturbaba y me metía los dedos en mi culito deseando tener un Hombre de esos de mi imaginación haciendo todo lo que él quisiera.

Bueno lo cierto de todo es que yo también me ponía un short que me quedaba bastante ceñido a mi esponjoso cuerpo y salía a hacer las compras de la casa, yo jamás fui evidente en cuanto a mis gustos por los hombres, siempre fui muy discreto en eso, sabiendo además que más de uno de mis vecinos me observaba al pasar cerca de ellos.

Como de costumbre al llegar la hora del medio día yo iba a comprarme alguna golosina o helado para luego ver la Tv. A esa hora las calles siempre se encontraban desoladas entonces yo recortaba camino metiéndome por el costado de un viejo y seco rio que colinda con una casa de una de mis tías, muchos terrenos de por ahí no tienen pared sino empalizadas con alambre y troncos de madera, en una de esas casa vive un señor que es casado con una bella señora que es enfermera y siempre está trabajando, el marido también trabaja pero por turnos, bueno yo siempre pasaba por ahí como digo a comprar mis golosina y en ocasiones encontraba al señor en su patio vestido solo con un corto short casi traslucido y sin camisa, dejando ver lo bien conservado que tiene su cuerpo y lo DOTADO que es pues es muy difícil no detallarlo con la prenda que siempre viste en sus casa, yo lo veía y enseguida ajaba la mirada pues como les cuento siempre soy muy discreto sin embargo el señor cada vez que me veía que yo me acercaba para pasar cerca a su casa se agarraba su paquete y su mirada se fijaba en mí, yo a pesar de bajar la mirada sentís lo penetrante de su mirada, él es un hombre de unos 38 a 40 años de piel tostada y con músculos muy bien definidos, de unos 1.80 cm de altura, de brazos y manos grandes y gruesas, aunque no todos los día lo veía en su patio yo igual pasaba por ahí. Un día, y muy especial por cierto ese día, yo voy como de costumbre a hacer mi mandado y escucho un agua derramándose y sigo caminando cuando llego a la casa del señor que les cuento, el tanque de agua que tiene en el patio se estaba derramando y el señor se estaba bañando, como ustedes sabrán, imagínense si el short es traslucido seco, mojado dejaba ver completamente toda la fisonomía de su grande y gruesa verga húmeda adherida a ese pedacito de tela que solo se sostenía de su cuerpo por la adherencia que causa la humedad en la piel, yo me quede estático al CONTEMPLAR ese espectáculo, no me moví y vi como el agua se deslizaba por todo ese escultural cuerpo semidesnudo, él estaba con la cabeza hacia arriba dejando que el agua le callera desde arriba, refrescándose de repente se pasa las dos manos por la cara, sus bíceps se notaban espectacular, sus pectorales de ensueño y su abdomen completamente marcado y definido, me ve y enseguida me dice con una sonrisa en sus labios -  Esta bien rica el agua. ¿Quieres venir a probarla? - Yo no sé de donde me salió decirle que sí y acto seguido el mismo me estaba agilizando el alambre de la empalizada para facilitarme la entrada al patio de su casa, se podía ver claramente la base de su verga al descubierto junto a ese tupida selva de pelos de su pubis y su bien formado abdomen, mientras me facilitaba la entrada  él miro para ambos lados viendo que nadie viera, supongo yo, lo cierto del caso es que después que yo ya estaba en su patio reaccione y le dije que no, yo no podía, además no tenía ropa adecuada, buscando una excusa para poder irme sin embargo el intervino tranquilizándome y me dice no te preocupes ya solucionaremos eso, sabes siempre te veo cuando pasas por aquí, somos vecinos y no hay nada de malo en eso, mientras hablaba mis ojos solo miraban ese bulto mojado y esa gruesa verga que se dejaba ver , él se dio cuenta de mi observación y me dice -¿te quieres tomar algo? Un jugo tal vez- yo solo asentí con la cabeza, cuando iba por el jugo vi sus pronunciadas nalgas y yo no salía de mi asombro y me preguntaba ¿cómo vine a parar a aquí? Ya él regresaba con el jugo y su verga se balanceaba de ambos lados desenfrenadamente de entre el pequeño short que lo cubría, mis piernas no tenían fuerzas para sostenerme y yo estaba seguro que caería de rodillas ante esa hermosa verga para devorarla con mi boca, me dio el jugo y me invito a sentarme pues se notaba que aun yo estaba algo turbado, me di un buen sorbo del jugo y trague un buen sorbo, él parado frente a mi como si nada, con su sonrisa en sus labios, me dice quédate aquí mientras yo cierro la llave del agua del tanque para que no se siga derramando. Cuando  caminaba hacia mi esa verga me tenía idiotizado  como se balanceaba, se detiene frente a mí y me dice -¿Deseas algo más?- su verga estaba a centímetros de mí y él sabía que mi mirada siempre pasaba por su verga que para entonces pude darme cuenta que se estaba levantando más de la cuenta, yo no decía nada solo veía, luego me vuelve a decir – puedes tomar  lo que desees – y se me acerca más sabiendo claramente que su verga era mi deseo más deseado, a medida que se acercaba más a mí, su verga destilaba una gota larga y cristalina de precum por la parte de la pierna del corto short, casi se dejaba ver la cabeza rosada y el hoyito de la verga, hasta que sin decir nada más la tome con mis manos y la libere de esa tela que la medio ocultaba y me dice –Anda, chúpala – es una de esas vergas que de verdad parecen un Champiñón GIGANTE con el tronco grueso  y rosado, yo sentía como palpitaba esa verga en mis manos, sin más, cerré mis ojos y me deje llevar abriendo todo lo que podía mi boca para introducir la cabezota hinchada de esa hermosa verga gruesa y de venas pronunciadas que tiene este macho y que me la estaba ofreciendo, al principio se me dificultaba dado el tamaño de esa verga pero poco a poco fui logrando envolverlo en su totalidad con mis labios y mi lengua jugaba con el hoyito haciendo que saliera abundante líquido cristalino y saladito que invadió todo mi paladar y yo, golosamente ensalivaba toda esa verga, con más confianza en mí, tome con las dos manos la verga y sus bolas y lo masajeaba de arriba abajo y trataba de introducir más de su verga en mi boca, lo estaba masturbando junto con mi boca y creo que lo estaba haciendo muy bien porque él solo gemía de placer, me tomo por la cabeza y con unos movimientos muy sensuales de sus caderas trataba también de meter más su verga hasta la garganta que salía cada vez más babeada y  llena de mi saliva haciendo que brillara y sus bolas enchumbadas también con mi saliva y volvía a chuparla, yo veía como él estaba disfrutando luego tomo su verga con sus manos y me daba golpes suave en mi cara y en mi lengua mientras él se mordía los labios, de repente me tomo por los hombros y me levanto dándome un suculento beso, con su lengua exploro toda mi cavidad bucal haciendo que yo perdiera todo control sobre mí y quedara a su merced, mientras me besaba sus gruesas manos se introdujeron en mí short y tomo mis nalgas desnudas con sus manos masajeándolas y abriendo y cerrándolas hasta que unos de sus dedos toco mi culito caliente y al notarlo, me miró fijamente y se  humedeció sus dedos con su saliva y empezó a estimular mi virgen hoyito, mis manos estaban en sus hombros palpando la dureza de sus músculos y mi boca se perdía en sus besos yo con mi ojos cerrados dejaba que él hiciera lo que quisiera conmigo, así como mis fantasías, al introducir la punta de su dedo en mi estrecho culito yo suspire y aguante, solo metió unos cuantos centímetros y se dio cuenta que era mi primera vez, enseguida se deshizo de mis prendas de vestir y ambos quedamos completamente desnudos en ese espacio de su casa que da al patio y desde donde podíamos ver hacia el costado del rio y sin importarnos nada ni nadie, se dirigió a mis nalgas, las beso con mucha ternura y se sobaba sobre ellas, mi cuerpo se erizaba totalmente al sentir la rugosidad de su barba en mi piel, abrió mi nalgas de par en par, escupió mi culito y enseguida se abalanzo haciendo que su lengua hurgara dentro de mí a medida que me desinhibía más yo me inclinaba y trataba de facilitar su entrada hacia mi culito, era delicioso como esa furtiva lengua inicio el deseo en mi culito por ser penetrado, yo gemía y me mordía mis labios, mi culito se expandía y podía sentir como su lengua entraba y salía haciéndome delirar de placer mientras más lengua le daba a mi culito, metía un dedo lo sacaba, así estuvimos un buen rato y yo deliraba de pasión hasta que metió dos y tres dedos haciendo que mi culito se flexibilizara más, yo quería seguir mamando esa vergota chorreante pero él me estaba preparando para lo más doloroso y excitante que uno puede experimentar en la vida sexual, yo estaba en absoluta disposición, se incorporó y se colocó detrás de mí, tomo su verga entre sus manos y dirigiendo ese descomunal miembro totalmente erecto y lubricado hacia la entrada de mi hambriento culito susurrándome frases suaves y dulces al oído, me pregunto que si quería sentirlo y yo le dije que sí que lo quería dentro de mí, su lengua se metía en mi boca y el dirigiendo su verga con su mano la llevo hasta la entrada de mi deseoso culito, con su babita mi lubricaba como si de una brocha de carne se tratara y presionaba para entrar, casi entraba pero el dolor no me dejaba sin embargo yo estaba decidido a entregarle mi virginal culito a este macho, él me decía que me iba a doler un poco pero que después no iba a querer sacarlo, él flexiona las piernas porque es mucho más alto que yo y volvió a intentar meterlo, mi culito dejaba entrar una pedacito y yo suspiraba calladamente dejaba que lo intentara de nuevo, las veces que fuera necesario con tal de tenerlo todo adentro, ambos ensalivábamos mi culito y su verga, yo la tome entre mis manos dirigiéndola hacia mi culito de nuevo, se sentía caliente y más hinchada que de lo que yo podía recordar, aguante un poco más y sentí como la cabeza de esa verga expandía mi culito deliciosamente, nos quedamos estáticos por un momento y de verdad ya no quería que se saliera de dentro de mí, después que seso el dolor de la primera vez con movimientos lentos y suave de sus caderas él la iba metiendo más, de repente la saco de un solo golpe y me volvió a dar lengua, lo dejo bien ensalivado y también escupió su verga y me la volvió a meter pero esta vez un poca más de lo que había entrado, fue delicioso como la cabeza de esa verga me habría mi culito y se deslizaba dentro de mí, mi cuerpo también empezó a reaccionar y dando movimientos de cadera logramos meterlo más adentro, él me besaba y se notaba lo triunfante en su rostro, la volvió a sacar la volvió a lubricar y esta vez la metió toda hasta lo más profundo de mi, ya su torso y su abdomen chocaba completamente contra mi parte posterior, me dolía pero quería sentir más verga, sus movimientos se hicieron mucho más agresivos y mis nalgas las se explayaba facilitándole las espectacular cogida que me estaban dando, no sé cuántas veces acabe porque delante de mí en el piso habían chorros de semen y me verga seguí erecta y chorreante, él me pellizcaba mis tetillas con sus dedos y yo acariciaba sus muslos y  sus brazos mientras él se gozaba mi desvirgado culito, así estuvimos hasta que cuando se acercaba su orgasmo se puso rígido, sus piernas se tensaron levantándome y dejándome en el aire sostenido y ensartado en su verga que con sus movimientos entraba y salía sin compasión de mi culito, su verga se sentía más gruesa y briosa dentro de mí, en ese momento exploto dentro de mi soltando chorros y chorros de su espesa y caliente leche llenando abundantemente mi interior, como mis pies se habían despegado del piso él me sostenía con sus fuerte brazos y depositaba cada gota de su leche en mí, fue realmente fantástico, después que me dejo caer lentamente de nuevo mis pies al piso dio unos cuantos golpes de cadera, fue tanta la cantidad de leche que broto de este macho que sus leche salía de mi culito y se deslizaba de entre mis piernas, se salió sus verga de dentro de mí y yo enseguida me agache a lamerla y agradecerle ese estupenda primera vez, mi culo ya no era el mismo estaba totalmente abierto y podía meter varios dedos con facilidad, yo mientras mamaba lo más que podía su verga exprimiéndola y  tomándome hasta la última gota de leche que saliera, él se veía agotado y muy sudoroso pero estábamos muy satisfecho, mi culito me dolía pero yo estaba feliz, yo chupe su verga sus bolas bese sus abdomen, nos besamos de nuevo y me invito al baño de su casa a ducharnos, ese día me fui a mi casa con mi cultito bien abierto y doloroso, me ardía pero yo estaba más contento que de costumbre, desde entonces esa semana fui todos los medio día a su casa al medio día y él me esperaba ansioso, ya para entonces lo hacíamos en la cocina, en la sala , en su cuarto, en el baño, en el jardín se lo chupaba hasta que me diera de su leche y yo me la tragaba, algunas semana cogíamos en el día y otras en la noche antes de que llegara su esposa que cuando estaba de turno de tarde, ella llegaba como a las 11:00pm, aunque no me paso quiero acotar que él me enseño a hacerme los lavados anales y nuestra relación es muy placentera y de verdad no me importa que sea casado y me coma solo cuando él lo desee pues yo en su cama me vuelvo sumiso y perra.

3 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...